Skip links
 

 

Infraestructura competitiva


El Foro Económico Mundial sitúa las infraestructuras de El Salvador entre las más competitivas de América Latina y Centroamérica. Una moderna infraestructura portuaria, aeroportuaria y de carreteras Permiten operaciones logísticas eficientes, mientras que los sólidos y avanzados mercados de telecomunicaciones y electricidad garantizan el acceso a servicios de alta calidad y competitivos en costes

Zonas Francas y Parques de Servicios

El Salvador ha desarrollado zonas de libre comercio y parques de servicios diseñados para empresas involucradas en la exportación de bienes y servicios a nivel mundial. Estos espacios industriales dotan a las empresas de los servicios necesarios para operar de forma eficiente: despacho de aduanas, servicios de asesoramiento y selección de personal, seguridad perimetral, sistemas contra incendios, tratamiento de aguas residuales, infraestructura de telecomunicaciones, iluminación exterior, cafetería, centro de formación y consultorio médico, entre otros.

En las zonas francas y parques de servicios se ofrecen atractivos incentivos fiscales:

  • Exención total del impuesto sobre la renta
  • Exención total de impuestos municipales
  • Importación libre de impuestos de maquinaria, equipo, materias primas y bienes que sean necesarios para el desarrollo de la actividad de la empresa

Las empresas que realicen sus operaciones fuera de las zonas francas o parques de servicios podrán solicitar los beneficios de exención independientemente del lugar donde estén establecidas.

Hay 17 zonas francas en El Salvador, cinco de las cuales también funcionan como parques de servicios. Estas zonas industriales se destacan por su ubicación estratégica y facilidad de acceso a infraestructura competitiva: están cerca de la capital y otras ciudades importantes, y cerca de carreteras de alto nivel, aeropuertos y puertos.

 

Electricidad

El sistema eléctrico en El Salvador se caracteriza por la participación de operadores experimentados con amplia experiencia en la industria eléctrica y un marco regulatorio que promueve la operación eficiente del sistema eléctrico.

El mercado eléctrico salvadoreño es el más abierto de la región. Dicha apertura se impulsó en 1996 con la aprobación de la Ley General de Electricidad y su reglamento, que fomentó un mercado competitivo y la participación privada en la generación, distribución y comercialización de energía eléctrica.

El Salvador cuenta con una estructura institucional adecuada para el desarrollo, regulación y operación del mercado eléctrico:

La SIGET (Superintendencia de Electricidad y Telecomunicaciones) estableció estándares de calidad para la continuidad, niveles de tensión y cortes en el suministro eléctrico, asegurando así la calidad del servicio brindado a los usuarios finales por parte de las distribuidoras.

Fuente: (2010) ECLAC. *Porcentaje de potencia disponible

El sistema eléctrico de El Salvador combina fuentes hidroeléctricas y geotérmicas, cogeneración y plantas térmicas. De estos, las fuentes renovables constituyen la mayor parte del suministro eléctrico.

Fuente: UT(2011)

El Salvador es líder en el uso de energía geotérmica (25% de su generación), y se ubica entre los diez lugares más productivos en energía geotérmica del mundo. La existencia de importantes recursos geotérmicos, sumado a la amplia experiencia profesional en el desarrollo de este tipo de generación y las adecuadas políticas de expansión, permitirán ampliar el potencial del país en esta fuente de energía.

La regulación salvadoreña permite a las empresas generar su propia energía y vender sus excedentes.

es_ESES